Uno de cada cinco alumnos de colegios privados tiene profesor particular

Se supone que en los colegios privados, donde hay pocos alumnos por clase, la educación es más personalizada. Y los alumnos debiesen recibir más apoyo a sus problemas académicos.

Sin embargo, en la práctica, mientras menos exigente es el colegio, más apoyo reciben sus alumnos para reforzar las materias. Es lo que reflejó una encuesta realizada a más de 400 apoderados de la Región Metropolitana por el Centro de Estudios de Opinión Ciudadana de la U. de Talca, para La Tercera.

El 86% de los estudiantes de colegios que no son de excelencia y ha tenido dificultades académicas, ha recibido algún reforzamiento, mientras que en los que sí tienen esta categoría la cifra baja a siete de 10 alumnos.

En los colegios públicos, sólo el 16% de los alumnos no tuvo apoyo de parte del colegio cuando tuvo problemas académicos, mientras que en los colegios particulares subvencionados la cifra sube al 19%. Pero en los colegios particulares, seis de cada diez niños con problemas de rendimiento no reciben apoyo de parte del colegio.

Según Ximena Bugueño, coordinadora de Valoras UC, esta baja cifra se explica porque los colegios privados buscan ayuda para trabajar temas como el bullying o la anorexia, pero el rendimiento se lo dejan a las capacidades de cada alumno. “En el sector municipal, en cambio, deben hacerse cargo sí o sí de sus alumnos, porque no los pueden echar”, afirma.

Esto explicaría, en parte, por qué el 21% de los padres de colegios privados paga, además de las mensualidades, un monto extra por clases particulares, mientras que sólo el 3% de los padres del sector municipal recurre a apoyo externo para reforzar a sus hijos.

No conocen al profesor

La relación apoderado-profesor jefe es el nexo primordial entre la familia y el colegio. Sin embargo, algo está fallando, según reveló la encuesta.

Uno de cada cinco padres cuyos hijos asisten a colegios particulares -quienes pagan matrícula y mensualidades- no sabe ni siquiera el nombre del profesor jefe de su hijo, debido a que el 79% lo ve entre una y tres veces al año y el 7% no lo ve jamás. Tampoco los apoderados reconocen su ausencia: la mayoría de estos padres (55%) estima que no es necesario reunirse más veces con los docentes.

En la otra vereda están los padres de colegios municipales, quienes se muestran más activos: dos tercios visitan al profesor jefe una vez al mes y el 90% conoce el nombre de quien se encarga de sus hijos todos los días. Aún así, a la mitad le gustaría reunirse más veces con el profesor.

La encuesta de la U. de Talca, además, arroja diferencias importantes en las percepciones de los padres sobre lo que sucede en la sala de clases: los de establecimientos privados señalan que los dos problemas más importantes que tienen los profesores en el aula son su incapacidad para motivar y que envíen a los niños por cualquier cosa al sicopedagogo. Los padres de colegios subvencionados y municipales creen, en su mayoría, que el problema más grave en las aulas es la indisciplina de sus hijos.

El poco contacto entre padres y profesores de colegios particulares podría ser un nuevo fenómeno. Así lo indica Ximena Bugueño. “Hay colegios que manifiestan muy poco interés por relacionarse con los apoderados, ya no hacen reuniones, sino citaciones especiales a los niños”, señala. Agrega que esto también tiene que ver con una nueva visión que se está instalando entre los padres: “la idea de que yo pago por un servicio y que el colegio ve cómo entrega buena educación”.

En tanto, la razón para la mayor cercanía entre padres y docentes en el sector municipal sería, a juicio de Marcela Castro, responsable del estudio, “que los colegios públicos son más heterogéneos en sus resultados, lo que hace necesario mayor contacto con los apoderados”.

Bugueño añade otra razón: “Los colegios privados, muchas veces, quedan lejos de la casa y los padres van apurados a dejar a sus hijos o pagan furgón. Entonces, son las tías las que conocen más a los profesores. En cambio, los colegios municipales, en especial los de básica, son un lugar de encuentro de los padres”.

Los más exigentes

La investigación consideró a apoderados de colegios catalogados de excelencia (con Simce entre 310 y 350 puntos). Las conclusiones globales indican que la mayoría de los padres cree que los problemas de la educación en Chile se deben a la inequidad del sistema y la calidad de los profesores.

A medida que el colegio se clasifica como más exigente, los apoderados critican más a los profesores: en escuelas de excelencia, el 27% piensa que el profesor de lenguaje es malo o regular, mientras que en el resto de los colegios la cifra es de 14%.

Además, los apoderados de colegios más exigentes son más críticos de los profesores actuales o, por lo menos, sienten más nostalgia del pasado: aseguran que sus profesores eran mejores que los que hoy tienen sus hijos.

“Los apoderados de colegios de excelencia matriculan a sus hijos allí por razones académicas, por lo que esperan más y mejor en cuanto a resultados”, dice Castro.

El 37% de los apoderados no quiere que los escolares sigan la carrera de Pedagogía, debido a los bajos sueldos

La percepción social de la carrera de Pedagogía no es buena, pero sólo al 37% de los apoderados no le gustaría que sus hijos sigan esa carrera. Aunque quienes más se oponen a esta posibilidad son los apoderados de colegios particulares (50%).

Al 42% de los apoderados de los colegios municipales les desagrada que sus hijos se conviertan en docentes, y quienes sienten menos rechazo son los apoderados de establecimientos subvencionados: siete de cada 10 aprueban la idea.

La razón más esgrimida por los padres son los bajos sueldos y el desear para sus hijos “algo mejor”. La primera razón es la principal argüida por los apoderados de establecimientos particulares. La segunda es la que más esgrimen los padres de colegios municipales. Los del sector particular subvencionado señalan que es un trabajo muy sacrificado.

En concordancia con estas opiniones, para los padres las tres mejores medidas para mejorar la calidad de la educación tienen que ver con mejorar las condiciones de los docentes: implementar capacitación permanente, hacer efectiva la evaluación docente y subir el sueldo a los profesores.

Aunque hay matices: los padres de los colegios particulares son quienes más se manifiestan a favor de subir los puntajes para ingresar a Pedagogía. Los otros se inclinan por mejorar la capacitación de los docentes.

About these ads

Acerca de agnescalcuta

Profesora, mujer de 50 años que ha sabido sortear dificultades para criar un hijo. Se han recibido muchas bendiciones en su vida. Dios la ha bendecido y protegido del mal. Espera vivir 80 años.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s